Plazas de Italia que no puedes perderte

419

Italia es uno de los países, junto con España, que más posibilidades ofrece para ser visitado. Ambos tienen elementos en común como una dilatada historia, tradiciones, cultura, arte y patrimonio. Una oferta que presenta numerosas opciones para recorrer el territorio a lo largo y ancho de cada país. Y si España puede recorrerse por municipios, puentes o plazas de gran belleza, entre otras posibilidades, Italia no es menos. En esta ocasión, nos vamos a centrar en plazas del país italiano que hay que ver, como mínimo, una vez en la vida. La elección no es fácil porque cada localidad italiana tiene una con mucho encanto e, incluso, sus principales ciudades, más de una. Pero aquí va una propuesta de las que están consideradas las tres plazas más bellas del país.

Las plazas

En primer lugar está la Plaza Navona. Es una de las más conocidas y visitadas del país por todos los turistas. Razones no faltan. Su origen es de la época romana, aunque fue construida en el siglo XV. Está situada en el corazón de Roma, justo en el lugar que ocupaba el Estadio de Domiciano, un recinto impresionante con un aforo de 30.000 espectadores.

En ella, llaman la atención las tres espectaculares fuentes: Quattro Fiumi, del Moro y Neptuno, así como los edificios barrocos que la rodean, los típicos cafés y los artistas callejeros que hay en la zona. Dentro de las fuentes, la Quattro Fiumi es la que más suele gustar. Es una obra de Bernini que está dedicada a los cuatro ríos de los entonces cuatro continentes: el Nilo por África, el Danubio por Europa, el río de La Plata por América y el Ganges por Asia.

Muy bella es también la Plaza Pretoria, en Palermo. Esta fuente renacentista representa el mundo mitológico de la antigüedad, con dioses, ninfas y nereidas con sus cuerpos desnudos. Realizada en mármol blanco de Carrara, se desarrolla en dos niveles sobre una planta elíptica y con divinidades paganas acostadas en cada esquina. Su interior puede visitarse desde la escalera sur, que está frente al Palazzo delle Aquile.

Y otra plaza que no puede faltar es la del Campo, en Siena. De tipo medieval, se caracteriza por su peculiar forma de concha con una inclinación de arriba abajo hacia la Torre de Mangia, el edificio que la preside. Aquí se celebra la Fiesta del Palio, una tradición de más de 400 años y una de las más importantes de Italia.

De este modo, anualmente, cada barrio dentro de Siena anima al jinete que los representa en una carrera a caballo de pocos minutos de duración en la que se opta a ganar un palio, el estandarte de seda. Esta celebración tiene lugar los días 2 de julio y 16 de agosto.

0/5 (0 Reviews)